Wednesday, December 09, 2009

del volver, volver, volver / on coming back

"You can't cross the sea merely by standing and staring at the water..."
Rabindranath Tagore.


Se me olvidó lo que era volver, regresar, la de preguntas, la de ¨que envidia!¨, la de que ¨cómo ha ido?¨ se me olvidó.

Se me olvidó lo rápido que todo se olvida, parece que todo lo que he vivido no fue real, el tiempo aquí no ha pasado, se ha parado; se me está olvidando aquella sonrisa perpetua cargando con la mochila.

Se me está olvidando lo bien que sienta no saber dónde va a dormir una, ni cómo ni con quién. Se me había olvidado lo a gusto que se está cuando uno no tiene que ir a rendirle cuentas a nada ni a nadie, cuando sabe que el teléfono no va a sonar ni para lo bueno, ni para lo malo, maravillosamente sóla.

Se me está olvidando...

Se me olvidó responder aquellos maravillosos mails sobre Australia que me mandaste, pero el caso es que no puedo releerlos más, se me están desgastando las retinas de remirar los fotos que hicimos en las montañas.

Se me está olvidando...

*****

I had forgotten what it was like to come back, the questions, the How lucky!s, the How was it?s. I had forgotten.

I had forgotten how quick everything is vanished from your memory, it seems everything I have been through these past months is not real any longer. Over here, time seems to have been stopped. I'm forgetting that smile carrying my backpack.

I'm forgetting how good it feels not exactly knowing where you're going to stay. I had already forgotten how pleasant it is not to give explanations to anybody about anything, not expecting any phone calls, wonderfully alone.

I am forgetting it already...

I forgot to reply those great e-mails about your stay in Oz, but I really cannot go through them again, my eyes feel sore of staring at the pictures that we took up in the mountains.

I am forgetting it already...

3 comments:

Andreilla said...

Ya no me imagino su cara bajo el agua. Pongo el álbum de Australia al lado de Cuba, Senegal, Escocia, Costa Rica, India, Nueva York... tantos otros "recuerdos de lo que conté al volver". Abro el Cuaderno Rojo y la caída casual del mapa de Melbourne al suelo no me pone triste. No me duele el oído derecho después de bucear. No me digo por las noches "mañana veré una tortuga". No sé que pierna se pone primero en la tabla de surf.

Se me está olvidando.

Y ES UNA MIERDA.

MONICA said...

I agree...

Raquel said...

Me gustaría que las cosas que vivimos no se nos olvidaran, ninguna.
Que cuando suene el teléfono se arranque una sonrisa por aquellos días que no sonó...y que las incesantes preguntas sólo fueran las ganas de contagiar la felicidad que uno vive... y que hay veces que se va.
Todo eres tu...tururu
R