Wednesday, February 03, 2016

a promise is a promise

“Imagination is more important than knowledge. For knowledge is limited to all we now know and understand, while imagination embraces the entire world, and all there ever will be to know and understand.”

Albert Einstein

I keep receiving these messages asking me to upload photos of the place I'm in, the country I'm at, as if my words were not enough. As if people would rather see than imagine. It's a pity. I have always preferred being told stories, fairy tales. Let my imagination fly. I get too stressed if I have too much visual information. 

To me, a picture is just the dead account of a place, a person, a moment. Whereas, words capture something more delicate, subtle and unique. They capture somebody's emotions, feelings, thoughts. Words are inmortal. Words do not fade over time.

Anyhow, I did promise Mr. Wilson I would post some pics and so I will. I promise. 

#69 #luckynumber #downunder #promises #adelaide #SA

Sunday, January 24, 2016

Todo tiene su sitio. Hay un sitio para todo.




I can’t say that the thing actually belonged in the place where it ended up. In fact, none of the things there really belonged. They all seemed happy enough though, so maybe that didn’t matter. 

― Shaun TanThe Lost Thing


Finalmente, le encontré el sentido. Allí estaban todos aquellos eucaliptos, imponentes a pleno sol en medio de la inmensa pradera amarilla, recortados contra el fastuoso cielo azul. Por un momento, creí estar en África. Podría haber estado en África. Pero no, estaba en Willunga Hill a tan sólo una hora al sur de Adelaide, la quinta ciudad más poblada de este vasto país, de este indómito continente.

Apenas una semana ha pasado desde que aterricé en el aeropuerto de la ciudad, situado un poco más al oeste, y, sin embargo, parece un mes, already. Quizás es que yo, como los eucaliptos o las cosas perdidas, haya por fin encontrado mi sitio. En Galicia, los eucaliptos parecen extraños, dañinos, foráneos. Y, sin embargo, en su lugar son tan bellos, tan apacibles, tan mágicos. Sólo se trata de eso, encontrar tu hueco, tu sitio, sea éste conscientemente permanente o maravillosamente transitorio, pero, tuyo, de nadie más.


#TDU #69 #luckynumber #adelaide #OZ #learningtofly #lovingit #travellingauntiemoni #latiamoni #adoroaZOE


Friday, January 15, 2016

Tía Moni, ¡Llévame contigo a Australia!

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma.
Y uno aprende...
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza aprender...
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.

Y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno aprende...
a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes,
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende...
que si es demasiado, hasta el calor del sol quema.
Y aprende...
a plantar su propio jardín y decorar su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende...
que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale.
Y uno aprende y aprende...
y con cada adiós uno aprende.
[…]

Y uno aprende...Jose Luis Borges.

El domingo pasado Zoe llorando y abrazándome bien fuerte se despidió de mí a la voz de Tía Moni: ¡Llévame contigo a Australia! Convirtiéndose, así,  en mi persona favorita de mi lista de humanos favoritos del planeta. No es sólo por esto, claro, Zoe me encanta desde que hace 6 años mi hermana pequeña tuvo a bien ponerla en este mundo. Es una tía maja, bonita, divertida y buena y además me recuerda tanto a mi de niña Ha sido la única que me ha hecho dudar por un breve espacio de tiempo de mi decisión. 

Pero sólo por un breve lapso de tiempo. Me voy y me voy contenta. Contenta de que una gran amiga quisiera compartir el notición de su segundo embarazo conmigo cuando todavía las leyes de la razón exclaman a gritos que sea prudente y no lo cuente. Contenta de que el Sr. Música y yo hayamos conseguido encontrar ese punto de equilibro tan maravilloso cuando, de repente, las tensiones se han disuelto y hablas y compartes con tranquilidad y naturalidad, desde el punto vital en el que cada uno está en su vida. Contenta de que Gori y Juancho se vayan a vivir juntos, que Yayi haya vuelto a la cancha de la vida laboral, que Davizón haya vivido un maravilloso amor pasajero, que Sara, la Alegría, por fin haya unido todas las estrellas del cielo, hasta ahora inconexas, y haya visto la constelación. Vamos, pa'lante! Eres grande!. Contenta de que Morla se equivocara de dia y apareciera ayer por la tarde de sorpresa y sin pre aviso en mi puerta, para despedirse de mi. Contenta de que Ley, este contenta y en la buena direccion. Contenta de saber que estáis ahí o mejor dicho, aquí, dentro de mí. Con cada adiós, una aprende.

Bueno, tampoco todo es perfecto... no nos vayamos a engañar....

Sabéis cuando conocéis a alguien y os causa curiosidad? Cuando le miráis de un modo especial? Cuando, de repente, un día empezáis a pensar que esa persona os mira de la misma manera a vosotros y otro día, sin venir a cuento, os envalentonáis y le mandáis un mensaje y responde. Mandáis otro y vuelve a responder. Entonces, claro, os montáis la película. Y un día os decís a vosotros mismos: Moni, tienes 40 años y te vasa la otra punta del mundo,   literalmente . ¿qué puede pasar?

Pues, lo que puede pasar, desde aquí os lo digo, es que te lleves en la mochila una calabaza, bien grande y sabrosa. Pero, claro, como dice mi primo Borges, con tu calabaza me hago yo una tortilla bien rica y sabrosa, porque con el tiempo una empieza a aprender a aceptar sus calabazas con la cabeza alta y los ojos abiertos.


Tuesday, September 15, 2015

norwegian woods

“I really like you, Midori. A lot.”
“How much is a lot?”
“Like a spring bear,” I said.
“A spring bear?” Midori looked up again. “What’s that all about? A spring bear.”
“You’re walking through a field all by yourself one day in spring, and this sweet little bear cub with velvet fur and shiny little eyes comes walking along. And he says to you, “Hi, there, little lady. Want to tumble with me?’ So you and the bear cub spend the whole day in each other’s arms, tumbling down this clover-covered hill. Nice, huh?”
“Yeah. Really nice.”
“That’s how much I like you.”


Norwegian Wood, Haruki Murakami 

While the old skin of a snake is staring at me from the window, Sufjan Stevens is singing along Mr. Music's favourite song. I clean up the little cabin that has been Home for the last four days.

The little cabin with its beautiful fireplace. The little cabin with its astonishing surroundings. 

I keep waiting on the bad weather to show up but the Gods are being kind to me and are letting me enjoy these last days of the Norwegian summer. 

Lately, the sky lights up every night with Auroras. They seem clouds at the beginning but as soon as you see them dance, then you know. Norwegians tell their offspring to greet them by waving at them so they'll come down. That's what I do. I keep chasing a red one, but I still haven't found it.

Sufjan keeps on singing along. The perfect companion for these Norwegian Woods, for this Norwegian mood.

Thursday, September 03, 2015

nuestro hogar by the sea

Si quieres ser feliz un dia emborráchate.

Si quieres ser feliz tres días cásate


Pero si quieres ser feliz toda la vida: Planta un jardín.
Proverbio Chino.

Tromso es uno de esos sitios donde la gente va y viene de algún sitio a algún otro. No se viene a Tromso por visitar Tromso, si no porque uno viene de las Lofoten Island o va a Finnmark a ver si consigue avistar algún rebaño de renos. Yo llegué a Tromso por las auroras boreales y porque quería estar al norte del norte, más allá del Círculo Polar Ártico.  

Aquí estoy frente al gran ventanal de Nordvoll Garn, esperando tener la suerte de avistar una orca uno de estos días cuando volvamos de recoger fresas y salgamos a pescar en el "sound" con el pequeño bote a motor de la granja.

Música clásica suena de fondo mientras Rodger, nuestro horondo anfitrión noruego, cocina con demasiada sal, como cada noche para todos nosotros, sus wwoofers: una australiana entradita en años, un francés hiper activo, un italiano humilde y calmado, 3 estadounidenses y la que aquí escribe. El trabajo es duro pero organizado y gratificante. Las fresas huelen mejor las vacas. Es un hecho. 

Los ferries pasan frente a nosotros, de un lado a otro del estrecho. I think I could be happy here.


Wednesday, August 26, 2015

de vikingos, mierdas de vaca y cambios de década


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj, Julio Cortázar.

Cuando el martes pasado, bajé del autobús en el que iba montada en mitad de una carretera oscura rodeada de bosque, no esperaba encontrar a una mujer de tez oscura y pelo increíblemente negro esperándome con un BMW verde bosque. Erandi, el noruego con el que supuestamente me había estado intercambiando mails las semanas previas, resultó ser una mujer de Sri Lanka. 

Decidí venir a hacer wwoofing a Noruega porque necesitaba un respiro de Madrid y la primera granja en la que aterricé a trabajar es ésta: Astrun Farm. La granja está frente a un lago y rodeada de bosque. Encontrarme a Erandi no fue la única sorpresa nada más llegar, la segunda fue el maravilloso despertar al día siguiente limpiando el establo con 3 vacas, un toro, 5 patos y unos 15 pollos y gallinas. Gloria nada más levantarse. Me hubiese encantado que mis pituitarias tuvieran algún tipo de atrofia para evitarme el olor, pero parece que funcionan a la perfección. Simplificando os confesaré que si me dieran a elegir entre cortarme un meñique del pie o seguir limpiando establos, elegiría la amputación, está demostrado científicamente que los futuros humanos nacerán sin ellos. Increíblemente, también os diré, que a todo se acostumbra una así que al tercer día de levantarme y desayunarme con mierdas de animales varios -y no únicamente la mía - todo me parecía más fácil.

Limpiar el establo no ha sido la única tarea en esta semana, también hemos regado el huerto, recolectado tomates y calabacines, hecho pan (soso como él sólo), plantado lechugas, recolectado lechugas, secado plátanos y empaquetado todo tipo de vegetales secos. Día tras día, cada uno ha sido más fácil que el anterior, aunque todos duros físicamente. 

El domingo llegó la entrada en una nueva década para mí, un mercado de agricultores orgánicos locales, un baño maravilloso en un bello lago  y una merecida cerveza, eso sí de lata y a un precio desorbitado. That's that. Si no querías quemarte los pies, no haber salido de casa. Como dicen los birmanos.


Monday, October 13, 2014

entrenando caracoles o una tarde con zoe




¿Qué haces? le pregunte a Zoe mientras me sentaba a su lado en el jardín de casa de la Abuela. Entrenando caracoles, contestó segura de si misma, como si entrenar caracoles fuera una actividad reconocida mundialmente. y ¿cómo los entrenas? Les ayudo a salir de su casa -su casa es la botella de agua de cinco litros donde les tiene viviendo- y luego, les pongo a correr por la mesa. La verdad es que son bastante rápidos, contesto, sorprendida.



Después les pone nombres y procede a hacerse cosquillas con ellos, los coge y se los pone en su pequeño brazo y observa cómo Blanca, se llama así porque su casita es blanca, razonamiento aplastante, sube babeante por su antebrazo morenito. 


Se lamenta por no haber visto la babosa gigante que andaba paseándose cerca del jazmín. Nunca he visto una babosa ¿cómo es Tia Moni? Intento explicarle lo poco sé de tales animales (que es sorprendentemente poco) son oscuras y se parecen a los caracoles pero sin casa a cuestas. Zoe parece satisfecha, de momento, hasta que vea una y ella forme su propia opinión al respecto.


Tia Moni, ¿qué son todo esos gusanos en la botella?  
No lo sé.

Tia Moni, ¿crees que los caracoles podrán respirar ahí dentro? 
No lo sé.

Tia Moni, ¿vamos a buscar gusanos entre las hojas de las plantas? 
Claro.

Tia Moni, ¿vamos a ver bailar a los caracoles?
Claro. ¡Cómo no ir a ver bailar caracoles!

Así es Zoe, hay niñas que luchan con espadas imaginarias, juegan a las muñecas o entrenan dragones, pero Zoe se sienta en el jardín de casa de su Abuela y entrena caracoles, les ayuda amablemente a salir de la gran casa en forma de botella donde los tienen recluidos y observa, paciente, sus carreras frenéticas sobre la mesa de cristal del jardín.

Wednesday, October 08, 2014

beautiful freak o que se mueran los feos

Too good for this world
But i hope you will stay
And i'll be here to see
That you don't fade away

You're such a beautiful freak
I bet you are flying inside
Dart down and then go for cover

And know that i
I love you
Beautiful freak, beautiful freak
You know that i
I love you
Beautiful freak, beautiful freak 

Beautiful Freak, Eels

Hace unas semanas, en un bonito mediodía de viernes, compartí con W. un pensamiento que llevaba un par de días rondándome la cabeza: Mi innata capacidad para no atraer/ahuyentar a los hombres. Así, como titular, sencillo, humilde. Como yo. Compartía con W. este pensamiento, desde la más absoluta tranquilidad y objetividad, sin dramas, sin autocompasión. Blanco y en botella: leche. Un hecho.

El Señor Música.

Conocí al Sr. Música una tarde tonta de domingo en presencia, casualmente, de W. Inmediatamente, me cautivó. Es cierto, que estaba in the mood y que si no hubiese sido él, me hubiese llevado a casa aquella larga y tonta madrugada de domingo a algún otro. Pero el caso de estudio aquí es que tras tres tristes citas, el Sr. se fue con su Música a otra parte, bien alejada de la que abajo firma y a todo correr.


El hombre del Bosque.

En 15 días, me enamoré hasta los huesos del hombre del bosque, aún a sabiendas de los inconvenientes: distancia, pareja. Fue inevitable, conexiones así, yo no me las encuentro todos los días. El hombre del bosque me escribe postales muy bonitas y divertidas diciéndome que está de vacaciones, bien acompañado. That's that.

y podría seguir, pero no viene al caso.

W. pretendía consolarme y su explicación varonil heterosexual a tales hechos es la hipótesis  del Caladero Equivocado. Según W. voy de pesca a sitios erróneos. Para explicar tal hipótesis comenzó con Moni, a los que no somos tan agraciados (véase el plural mayestático de la afirmación), nos pasa que...¿me estás llamando fea?, así, a la cara?  El pobre W. no sabía dónde meterse. Pero el hecho, es que me acababa de llamar fea. Blanco y en botella: leche.

Y me pregunto ¿me deberían de gustar hombres feos como yo? ¿qué le voy a hacer si me gustan los guapos y simpáticos? 


belleza.
(De bello).
1. f. Propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Esta propiedad existe en la naturaleza y en las obras literarias y artísticas.
2. f. Mujer notable por su hermosura.

feo, a.
(Del lat. foedus).
1. adj. Desprovisto de belleza y hermosura.

Beautiful 
1 having beauty; pleasing to the senses or to the mind
Beauty
1 [uncountable] the quality of being pleasing to the senses or to the mind
Freak
2 (disapproving) a person who is considered to be unusual because of the way they behave, look or think
 



 

Wednesday, September 24, 2014

todo se transforma

El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería......

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

Todo se Transforma, Jorge Drexler






Compré aquel libro, Things The Grandchildren Should Know, movida por un artículo leído un año atrás en un periódico de tirada nacional. Me llamó la atención lo que decían de él y de su autor. Cómo un libro de un músico independiente se había convertido en best seller bajo la sección de Autoayuda de los grandes almacenes norteamericanos.  

Lo encargué en el idioma en el que fue escrito por su autor, inglés, en una librería del centro de Madrid y, simplemente, lo olvidé, allí entre libros en francés, alemán, catalán...

Un año después cuando conseguimos cerrar el concierto de Eels en el Price, que costó Alá y ayuda, me acordé que había encargado el libro para luego olvidarme de él completamente. Retomé el asunto. Obviamente, el primer ejemplar había sido vendido, un año antes.  Encargué otro. Esta vez, lo recogí y lo pagué. 

Los avatares de la vida cotidiana hicieron que no comenzara su lectura y lo llevara conmigo a las montañas, a principios de agosto, a mis adorados Pirineos. Allí, por exactamente la misma razón, ni abrí su portada en 15 días. 

El día de regreso a la civilización, en una destartalada furgoneta con el hombre del bosque al volante, el libro pasó de mis manos a las suyas, porque no podía ser de otra manera. Demasiadas casualidades, demasiadas coincidencias, como para que no acabara en su mochila aunque yo no lo hubiese leído. 

Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da. Anoche, el libro volvió a mis manos por otra vía. Nada se pierde, todo se transforma.