Monday, March 31, 2008

las matematicas no aman



Because History exists only if someone relates it.
Tiziano Terzani


Y se levantó de la silla con un salto. Del impulso la tumbó. Todo retumbó a su alrededor en el pequeño cuarto lleno de aristas.

Cada cardenal del cuerpo de X cuenta los detalles de esta historia comenzada por el tejado como las casas destinadas al derrumbamiento, como chabolas que surgen de la noche a la mañana en las proximidades de las grandes aglomeraciones de dinero, de las ciudades.

Y se preguntó en voz alta, buscando en aquel vacío de entre los dos, una explicación a lo ocurrido ¿Por qué? ¿quién eres? ¿de dónde vienes? ¿te conozco? ¿te he visto alguna vez? Te veo pero no sé que hay en tí. Veo el envoltorio. Quizás mi olfato me lleve a atisbar algo de ti, al borde de este abismo, a través de tu mirada. Pero me desconcierta que no me lo cuentes, que esta ecuación no haya sido formulada, que no tenga unas premisas sencillas, lógicas. Si X es F, entonces Y tiende a X.

X
se atusa el cabello largo y rizado y con los ojos entreabiertos, intenta buscar en los rincones acuosos de su mente las palabras que acierten a descifrar sus circunstancias y su entorno. Nama saya X. Me llamo X. Llegué aquí a través de una puerta giratoria. Podría estar aquí como en cualquier otro sitio. Fue el azar. Conté hasta tres. Nací junto al mar como podría haber nacido bajo un árbol. Mi padre me enseñó a hacer dos de las cosas que me gustan más: nadar y montar en bicicleta. Ninguna historia contiene toda la historia.

Tomó entre sus manos los datos garabateados en el aire para examinarlos con detenimiento. Arrugó el papel formando una pelota con la que jugueteó mientras miraba a X directamente a los ojos sin parpadear; intentando decidir si tirarla a la papelera que había junto a sus pies o estirar de nuevo la historia para releerla. Podrían ser todo mentiras pero aquella mañana Y se lo quería creer.

X se balancea de derecha a izquierda, suavemente, meciéndose desde dentro. Espera un guiño que le haga relajarse de nuevo. Nunca le gustaron los exámenes de matemáticas. El guiño llega, en forma de sonrisa. X se atusa de nuevo el cabello y bebe un poco más de café de la taza que hay al borde del abismo.

Y recoge la silla. Se acerca a la estantería a archivar la historia en su carpeta azul de anillas, la que está entre un libro de historia del arte y un disco de Reagge. Se dispone a ir a la ducha.

9 comments:

IRMA said...

Precioso y poético. Y rompo una lanza en favor de las chabolas, las frágiles casitas de nada, improvisadas y provisionales, flexibles, que se hacen en un plis y se deshacen y rehacen en otro lado sin necesidad de pesados traslados. No estoy segura de que resistan más en pie las casas grandes y pesadas, llenas de cosas cómodas sin importancia, que se comienzan por el suelo. De esas casas solo sé que no pueden moverse, que demoran mucho más tiempo en llegar al tejado, y que a veces desde allí, resulta que las vistas no son tan buenas. Así que deseo que Y disfrute de una feliz chabola.

IRMA said...

Ah! y las matemáticas no amarán, pero practican sexo con sus senos y sus cosenos y con la X sobre Y y la Y sobre la X. No está nada mal...

MONICA said...

las matemáticas no aman, pero no fallan....

IRMA said...

¡también eso! ¡y nosotras dedicándole tanto a las letras!

javier h. said...

la logica es imperfecta a partir de los teoremas de godel o sea que si fallan

MONICA said...

godel?....I do not know....

MONICA said...

A pesar de lo que piense P.T. esta no es la historia de un niño que repasa para un examen de matemáticas. Aunque podria serlo.

Anonymous said...

Expliquese javier h. (If you can of course)

MONICA said...

Sólo una aclaración me encantaría que la frase fuera mia pero no lo es

"Las matemáticas no aman pero tampoco fallan" es una frase de una canción de Martires del Compás.


ea!