Sunday, April 12, 2009

sobre personas indelebles y la no necesidad de sacar fotos

A woman must have money
and a room of her own if she is to write
Virginia Woolf



Hace poco alguien me preguntaba en una preciosa y atlética mañana de domingo madrileño que si cuando viajaba sacaba muchas fotografías, pues el susodicho me había encontrado en una terraza de Lavapiés con mi cámara de bandolera. Intenté explicarle que cuando viajo no me gusta tanto sacar fotos como cuando estoy en un lugar quieta; fotografío más como experimento o deporte que como medio de recuerdo (para eso prefiero escribir). Intenté explicarle mi teoría de que las fotografías son pedazos de muerte, recuerdos muertos, que cuando se comparten tienden a violar la intimidad de uno. Detesto mostrar las fotografías como trofeos de todos esos sitios donde uno ha estado, y, sin embargo, me encanta ir a exposiciones de fotografías.

Pocas fotos son tan potentes traedoras de recuerdos como el propio corazón. Es cierto que hay personas, sitios que quizás no se hayan quedado en la memoria tan fuertemente fijados como otros y que, cuando vistos de nuevo en una fotografía, hacen saltar un resorte interior que te vuelve a transportar al lugar y momento donde fue tomada la instantánea. El caso es que las fotografías son demasiado ¨reales¨ no lo suficientemente personales como para teletransportarle a uno a los paisajes de la mente que uno habitaba en aquellos momentos a los que se refieren.

Así que tomo mi cámara y disparo, al tuntún, de muy cerca, mirando o sin apenas enfocar, jugando a ver qué saldrá. Me encanta distinguir las formas geométricas en las calles, los escaparates, los parques. Los colores que se repiten en varias camisetas de caminantes en direccion opuesta. El movimiento. Y me divierto, cuando lo veo. Son fotografías que no tienen ningún objetivo, no cuentan una historia, no inmortalizan ningún momento decisivo en la vida de nadie y, sin embargo, a su manera también muestran alguna realidad profunda, la propia.

Creo que las personas y los sitios indelebles no necesitan ser fotografiados, siempre permanecen con uno.

6 comments:

Pepa Puncel Repáraz said...

Me apetece mucho que nos regales a la visitas que asiduamente aparecemos por tu blog con un haiku a esta primavera tan loca y tan dura pero emocionante, como todas.

Un saludo con el cariño que me inspiras. Pepa

(Soy amiga de J. Huarte)

MONICA said...

goGracias Pepa, una vez ya me hicieron tal petición y no recuerdo si salió bien o mal pero el caso es que me encuentro rara escribiendo por encargo. Esta mañana en la consulta dél médico (de la seguridad social por supuesto, mientras Espe nos lo permita) me enfrasque en mi libreta y escribí unas líneas, no llegaban ni a la califiación de texto pero me salieron, a borbotones....como casi todo.

Pepa Puncel Repáraz said...

Tranquila, disculpa la petición de un haiku. En algunas ocasiónes he leido algunos en tu blog que me parecieron formidables. Vengo a menudo a tu blog. Seguro que no me perderé ninguno de tus haikus y tus escritos.Un saludo cariñoso. Pepa

MONICA said...

no necesitas disculparte, me alaga que pienses eso...

Anonymous said...

sacar fotos o practicar la fotografía que suena mejor no me parece a mi que sea coleccionar postales de los viajes como para demostrar que una ha estado allí.


me agrada mas lo segundo, la querencia de las cosas; y el deseo de atraparlas aunque luego el cachivache te juegue una mala pasada.

pero hay una apreciación mas personal de coleccionar, en un sentido obsesivo.

todo fotógrafo que se precie tiene que ser capaz de elaborar un tema y terminarlo. tanto si es por encargo o no. pero la colección es el tipo de fotos más o menos diferentes, interpretadas, pero que si analizamos detenidamente siempre volvemos a ellas una y otra vez; ese tema no se acaba nunca.

cambiando de tercio como los toreros.
he estado en photoespaña y me parece un insulto para el espectador la cantidad de basura fotográfica en estado puro que pueden concentrar unos comisarios cualesquiera en la ciudad del reino a una temperatura de 38 grados de media. en fin una tomadura de pelo.

también es posible que la fotografía esté finiquitada pero no creo que sea ese el caso me faltan datos para ello.

si los viajeros a madrid no quieren perder el tiempo tienen la expo de sorolla que es mucho mas interesante y unos monigotillos en el reina sofia geniales.

javier h.

Anonymous said...

"me alaga que pienses eso"
Uff, me duele que una escritora cometas errores ortográficos.....